Pregoneros

del siglo XXI

  • Radio

  • Autores

  • La verdad y la solidaridad son dos elementos claves que permiten a los profesionales de los medios de comunicación convertirse en promotores de la paz
  • Recibe nuestras publicaciones en tu bandeja de entrada.

    Únete a otros 8 seguidores

  • PROMOTORES DE LA PAZ
    Promotores de la paz

  • Get Published Blogs - BlogCatalog Blog Directory

    Bloguzz

    Add to Google

    segundamano
    Coches de ocasion y de segunda mano
    http://cochesegundamano.doodoa.com

  • ESTADÍSTICAS

    • 55,427 Visitas
  • Países que nos visitan

    free counters

    AAPABSP9XAX7

POR CULPA DE LA AUDITORÍA

Posted by Admin en 11 febrero, 2012

La auditoría, tema del que muchos hablan pero pocos conocen, se ha convertido en los últimos tiempos en portadora de la verdad. Tantos casos de corrupción dilucidados gracias a la auditoría.

Hace algunos años, decidí estudiar Contaduría Pública y Auditoría, tenía nociones al respecto de esa profesión pero no sabía de lo poderosa que es esa herramienta de conocimientos. Algunas personas ilustran a la auditoría como una “lupa” pero como estudiante empecé a notar que la universidad y los catedráticos otorgan un “telescopio” con una visión que cada día se hacía más aguda y vislumbra un panorama amplio sobre aspectos administrativos y contables. El complejo mundo de la auditoría y sus materias forman una ciencia que colocan al profesional en el contexto de la vida económica y financiera del país.

He conocido a muchos profesionales de esta rama de las Ciencias Económicas, que se dedican a desenredar hilos numéricos en una maraña de transacciones, también a asesores en complejos  problemas contables y tributarios. Esto lo realizan por tener a la auditoría como una visión de rayos X que les hace saber con antelación los efectos de alguna transacción, les agudiza el olfato para detectar errores.

Ahora si ponemos a un auditor en otro contexto donde se vea como espectador de un show financiero, producido por personas que “creen” saber todo al respecto pero más que conocimientos tratan de hacer magia al estilo “¿Dónde quedó la bolita?”, el auditor sería capaz de demostrarles que todo es una trampa y el juego se acaba, en ese momento empieza a tener problemas porque encontraron a alguien que no caería en sus trampas. Pero qué pasaría si otra persona que no fuera Auditor estaría en este contexto, se podría decir que “disfrutaría el show” pero como no es así el auditor se da cuenta que por culpa de la auditoría ya no es feliz siempre y cuando tenga sus valores éticos intachables, porque todo lo ve desde el filtro llamado justicia.

Por culpa de la auditoría empezaría a notar lo que se hace bien y lo que no; y lo más importante, aprendería a no hacer lo último. Empezaría a notar que con acciones dignas de un tramposo, pero disfrazadas de profesionalismo pueden engañar a los demás, menos a él. Por culpa de la auditoría se daría cuenta que es un esclavo de la impotencia. Por culpa de la auditoría conocería a otros profesionales que serían una vergüenza para los centros de estudio, porque el juramento de profesional lo usaron de papel higiénico, pero eso solo lo sabrían tres personas, Dios, él y el auditor; todo esto por culpa de la auditoría.

Por culpa de su profesión el auditor ya no sería “defensor de derechos” sino “rebelde”. Aprendería que la gente prefiere la piratería por barata. Aprendería que las serpientes y las ratas se ofenderían si las comparan con personas, porque de alimañas, está infestado Guatemala. Aprendería que las cuentas “cuadran” con licor. También que el “aumento salarial” se llamaría “erección salarial”, porque cuando se otorgaría…, mejor ahí dejémoslo. Que las “conciliaciones bancarias” serían “litigios bancarios”. Aprendería que las personas no son valoradas por lo que saben y hacen sino por cuantas botas lamen al día. Aprendería que muchos jefes tendrían nulos conocimientos acerca del recurso más valioso de una empresa o institución, su personal, y desconocerían la palabra “incentivo”.

Aprendería que la justicia hay que aplicarla desde su estrado y no esperaría a que el gobierno lo haga porque al igual que los detractores, éste ayuda a la impunidad y que ante esa red putrefacta lo mejor es esperar que se descomponga en su totalidad. Aprendería que la gente corrupta hace cálculos matemáticos para beneficiarse, y que aprovechan la INDIFERENCIA del dueño del dinero para agenciarse de lo que ellos llaman dinerito extra. Se daría cuenta que no hay mil formas de corrupción, sino un millón y que quién más habla menos dignidad tiene.

También aprendería que a la gente insobornable la tratan de ofender con la frase “A los tontos ni Dios los quiere”, cuando quisieron decir “Desgraciado, no quiere ser igual que nosotros”.

Aprendería a taparse los oídos ante los gritos insípidos y nauseabundos de personas tal cuales callejeros, tratando de desviar la atención del auditor ya que no pueden hacerlo como lo hacen los grandes hombres, pensando, callando. Piensan que la autoridad hace ruido, cuando lo que hace ruido son las carretas vacías.

Conocería que la gente corrupta tratará de acusarlo de algo, “lo que sea” para que su labor no continúe. También aprendería que la gente honesta pide ser auditada el resto odia la auditoría.

Después de este proceso de aprendizaje, al terminar la faena, el auditor, lleno de frustración y lástima, se daría cuenta que el malo, como siempre en este país, se saldría con la suya y a él lo mirarían como el antagonista de la historia.

Éste es un reconocimiento para todos aquellos que desempeñan aquella labor con profesionalismo, con ética, con amor a lo que hacen y con el fin de contribuir con su país para ir desapareciendo poco a poco todo lo malo que ocurre desde los cuarteles contables.

2 comentarios to “POR CULPA DE LA AUDITORÍA”

  1. Melany said

    Al leer estas líneas… me sentí completamente identificada y como que es algo que siempre he querido expresar, pero no encontraba las palabras. Lic. Pérez,, este artículo, Mejor… Se arruina! Un total acierto en sus pensamientos. Éxitos y bendiciones

  2. Ingrid said

    Bravo, bravo, bravo, después de una ovación de pie, le digo, Melvin usted es grande, lo felicito por su inteligencia e integridad, que excelente tema, impresionante, siga adelante, Dios me lo bendiga siempre..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: